Header Ads

Cargando...

Caso Lozoya abrió más la puerta a Morena para el 2021; PAN y PRI se hundirán en el descrédito

Publicidad
Cargando...
Publicidad
Cargando...
Publicidad
Cargando...


Andrés Manuel ha consolidado una cosa muy importante que ha ido convirtiendo el proyecto de Nación de la 4T en un esquema solido: enviar una señal clara y contundente de— que los hechos deshonestos serán desterrados dentro del ejercicio político-admistratrivo y burocrático. Fiel a su estilo, el presidente prometió que no habría impunidad en actos peyorativos que por décadas laceraron la vida democrática de los mexicanos con un lastre llamado CORRUPCIÓN.

Es cierto que la incertidumbre del coronavirus, y los mecanismos que serán propuestos por el Instituto Nacional Electoral para establecer las reglas de campaña en el proceso del 2021, están en vilo. Sin embargo, esta semana hubo dos efectos que puede coadyuvar predominantemente a favor del partido del presidente. Una, evidentemente— se había pronosticado que destapándose el caso Lozoya estallaría la bomba mediática que impactará directamente al PAN y PRI: quienes fueron los arquitectos con el beneplácito del PRD y el pacto por México para empujar la reforma energética.

Ahí, imperó un clima clientelar que trastocó las más altas esferas del poder. Con ese panorama desencadenado, evidentemente morena agrandará las posibilidades de conquistar terreno en demasía en 2021. No hay duda que la factura que pagarán panistas y priistas tendrá un costo político que se verá reflejado en las encuestas de opinión. Asimismo, esa lógica da mayor certeza a conocer los pronósticos que vienen ratificando el paso preponderante de Morena en algunos estados. Para comprender más esta situación, hay que recordar que el partido que llevó al presidente a Palacio Nacional está viviendo un momento clave en los 15 territorios donde habrá transición del ejecutivo.

De hecho antes de comenzar a destapar el caso de Lozoya, morena venía alimentando una enorme ventaja en la percepción, seguido de los indicies altísimos de aceptación de Andrés Manuel López Obrador que es su máximo exponente; aun así, la organización de un Bloque Amplio Opositor anticipadamente había generado desconfianza en la población por la metamorfosis ideológica que gestará PRD, PAN y PRI.

Pero más allá de un BOA, los testimonios probatorios que en teoría vallan presentándose, servirán de evidencia si es que existen para robustecer el enorme desprestigio de dos marcas institucionales como PAN y PRI. Asimismo, si la información es sumamente valiosa del modo que se ha venido esbozando, tendrá un desenlace que impactarán el resultado final de las boletas en 2021; es incuestibable no adelantarnos porque prácticamente la previa de los comicios ha desprendido de hecho que, las características del caso de Emilio Lozoya, inclinarán con precisión el terreno a Regeneración Nacional; y se reducirán poderosamente en la oposición al grado de contrarrestar los actos peyorativos que más allá de un partido político, han exacerbado a los mexicanos.

Sin embargo, no podemos soslayar que la vulnerabilidad del Bloque Amplio Opositor, se verá mermada porque ha destacado la lucha contra la corrupción y el manual clientelar que durante décadas fue un lastre para los mexicanos. Esa enorme loza, la cargará PAN y PRI en el 2021. El voto, quizá, será razonado y seguramente morena vivirá un fenómeno similar al 2018 en el que la sociedad salió a decidir un cambio tras el hartazgo generalizado que se engendró en la cultura del neoliberalismo. Bajo esa lógica, el gran perdedor del escenario a posteriori provocará más detractores en una oposición sombría y débil que ha mostrado signos de desesperación y ansiedad.
Asimismo, esto nos confirmó que Morena está en una fase clave para ratificar el proyecto de nación que ha comenzado a desterrar los capítulos más penosos y denigrantes de la corrupción: un veneno silencioso que trastocó las más altas esferas del poder y lastimó a millones de mexicanos que con escepticismo fuimos espectadores.


Notas finales: la credibilidad del BOA se ubicó una vez más en el ojo del huracán. Michoacán, no será la excepción en el instante que se cimbre la descomposición que hubo en la coyuntura de Emilio Lozoya; eso, inmediatamente, abrirá más la puerta en la transición inminente de Morena a la administración pública estatal. Por cierto, el PRD perdió nuevamente fuerza en la encuesta de Massive Caller que salió hace un par de días, ahí, se colocó con 5% de la intención de voto; esa pobreza numérica, pierde capacidad en el convenio con los panistas que seguramente querrán llevar mano con 15% de percepción, pero, suficiente para someter en la mesa de negociación aun perredismo hundido y despreciado por la militancia. Caso contrario, Morena se afianzó cerca del 35% de los parámetros en la investigación que confirmó la superioridad; ahí, aventajó el Senador Cristóbal Arias dentro del seno morenista con casi 23%; Germán Martínez aumentó a 16.4%; y Raúl Morón bajó al tercer sitio donde prácticamente se estancó con 14%. En términos políticos, ya existe un virtual candidato de Movimiento Regeneración Nacional cuyo trecho ha conservado y es matemáticamente irreversible a estas alturas previas de la elección interna.

Mtro. Javier Lozano, colaboro en algunos portales locales de la ciudad de Morelia; asimismo, en espacios nacionales como columnista.


Nos vemos pronto en SinlineaMx
300 x 250
Con tecnología de Blogger.