Header Ads

Cargando...

Calderón benefició a IBERDROLA y luego trabajó para ellos; ahora la empresa ATACA a AMLO

Publicidad
Cargando...
Publicidad
Cargando...
Publicidad
Cargando...


Uno de los elementos más llamativos es que, en 2016, Felipe Calderón fue incorporado como miembro del Consejo de Administración de Avangrid, compañía que surgió de la fusión entre la filial de Iberdrola en EE.UU. y UIL Holding. Esto, sin renunciar a la pensión de la que aún gozaba como exmandatario, que era de 812 mil 547 pesos mensuales.

Luego que el presidente Andrés Manuel López Obrador acusara a la empresa española Iberdrola de operar una campaña mediática en contra de su gobierno, cabe recordar cuáles son los negocios e intereses que tiene dicho consorcio en México.

En España, este fenónemo en el que presidentes o altos funcionarios, tras dejar el cargo se integran a los consejos administrativos de las empresas que favorecieron durante sus gestiones, es sumamente criticado y denunciado con el concepto: “puertas giratorias”.

Desde que Calderón pasó por la Secretaría de Energía (Sener) en el gobierno de Vicente Fox, acomodó a su gente de confianza en los puestos clave de dicha dependencia: Juan Camilo Mouriño, como subsecretario; César Nava Vázquez, como director jurídico; y Dionisio Pérez Jácome, titular de la Comisión Reguladora de Energía (CRE). A partir de esto, Iberdrola México comenzó a recibir contratos privilegiados del gobierno, así como permisos para generar, transmitir, distribuir y comercializar energía eléctrica, las cuales, acorde con el Artículo 27 de la Constitución, eran actividades exclusivas del Estado.

Pérez Jácome, a cargo de la CRE, permitió en 2003 que Iberdrola porteara electricidad que excedía más del doble de la cantidad que se le había autorizado en 2002, para el “autoconsumo” de su socio Nylon de México, lo que fue considerado como un permiso ilegal, según la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

En ese entonces, el capital español adquirió control del 43 por ciento de la llamada producción independiente en México, donde Iberdrola y Unión Fenosa contaban con permisos por 2 mil 242 y 1 mil 712 megawatts (MW), respectivamente.

Después, en 2006, tras modificar el Permiso para Generar Energía Eléctrica bajo la Modalidad de Autoabastecimiento, expedido a nombre de Iberdrola Energía de Monterrey, el gobierno mexicano le autorizó vender energía a 194 corporativos como Bimbo, Barcel, British American Tobacco México, Cemex, Cervecería Cuauhtémoc Moctezuma, Tiendas Soriana, Maseca, entre otros.

Una vez que llegó a la presidencia, Calderón adjudicó un contrato por 605 millones de dólares a Iberdrola y Alstom, para modernizar la Central Nuclear Mexicana Laguna Verde. Y al finalizar el primer año de su sexenio, la empresa española ya había sido beneficiada por diversos contratos, sumando 2 mil 669 millones de euros. 

De esta manera, la subsidiaria en México incrementó sus ganancias netas en 64.3 por ciento, entre el último año de Fox y el primero de Calderón, cerrando el 2007 con 54.7 millones de euros de utilidad.

“Esta empresa Iberdrola se llevó a trabajar a la secretaria de Energía del gobierno federal (Georgina Kessel) y terminando Calderón (su mandato) se fue también a trabajar a Iberdrola como consejero: ¡el presidente de México! Por eso están molestos”, manifestó ahora López Obrador.

A decir del mandatario actual, “Calderón, además de Iberdrola, tenía a Repsol también como favorita. Y el presidente Peña Nieto a OHL, también española. Por eso no le gusta a El País lo que está pasando”.

En su conferencia de prensa matutina, desde la Escuela Militar de Sargentos, ubicada en la Zona Militar en Puebla, aseveró que es “muy claro” que este periódico defienda los intereses de esas empresas españolas, sin informar sobre los casos de corrupción de su país.

“Callan como momias cuando les conviene y gritan como pregoneros cuando se trata de defender intereses de grupos, económicos y políticos”, expresó.

Asimismo, aclaró que “esto no tiene nada que ver con el pueblo español, es con empresas españolas que veían a México como tierra de conquista y abusaron. Les iba muy bien a los extranjeros, pero le iba muy mal al pueblo de México”.

El presidente también recordó que este consorcio ibérico cuenta con 20 plantas de energía en el país y que, “tan solo el año pasado, un hijo de Claudio X González le vendió otra planta a Iberdrola”.

Además, enfatizó que a pesar de las presiones y guerra sucia a nivel mediático, “no vamos a dar un paso atrás, porque se protege el bien general. No voy a incumplir mi compromiso de que no aumente el precio de la luz”.

Por otra parte, comentó que se ha comunicado con Justin Trudeau, primer ministro canadiense, para que intervenga y las mineras de su país paguen los impuestos que deben en México.

Las relaciones entre trasnacionales y gobiernos anteriores permitían que los grandes contribuyentes evadieran impuestos, ya que los altos funcionarios jugaban golf con los ejecutivos de esas empresas, pero todo eso se ha terminado, conluyó López Obrador.

Con información de Revolución 3.0
300 x 250
Con tecnología de Blogger.