Header Ads

Cargando...

Alfaro advirtió que habría sanciones a quienes no usaran cubrebocas; semanas después asesinan a joven por no llevarlo

Publicidad
Cargando...
Publicidad
Cargando...
Publicidad
Cargando...


Se trata del gobernador que más cuestiona la estrategia de los expertos ante la pandemia de coronavirus. Con una estrategia personal, cargada de imposiciones y compras masivas, Enrique Alfaro prometió sanciones a quienes no usaran cubrebocas en Jalisco. La medida se impuso y los contagios avanzaron a pesar de las medidas del gobernador. Hoy, se sabe del asesinato a un joven por no portar cubrebocas.

Tuvieron que pasar treinta días para que el gobernador de Jalisco comentara la muerte violenta (golpes letales en la cabeza y un balazo en la pierna) que aplicaron policías municipales a Giovanni, un albañil que se encontraba descansando en la calle cuando fue detenido. La muerte del joven hunde la imagen del único gobernador de Movimiento Ciudadano, quien promete justicia semanas más tarde.

Los familiares de Giovanni fueron notificados de la detención de su familiar y, un día después, se les informó que había muerto porque a los policías “se les pasó la mano”. Las acciones realizadas responden a la estrategia de Enrique Alfaro, quien prometía sanciones a las personas que se negaran a usar cubrebocas en las calles jaliscienses. Sus spots y comunicación en redes sociales recalcaban las sanciones a quien no acatara la orden.

Alfaro ha criticado a las autoridades sanitarias mexicanas por no exigir el uso de estos productos sanitarios. López-Gatell comentó que imponer su uso no tiene ventajas en las primeras fases de una pandemia como la actual, ya que puede generar que se relajen las otras medidas de seguridad. Alfaro se impuso a la versión de los expertos y demandó más deuda, compras masivas de pruebas rápidas y obligó al uso de cubrebocas hace semanas.

Lo que el gobernador presumía como un acierto que contradecía a las autoridades federales es ahora uno de los motivos por los que perdió la vida un ciudadano. Los policías involucrados continúan trabajando normalmente en un estado que se ha manejado de forma independiente respecto al resto del país durante la pandemia. La deuda que ha generado Enrique Alfaro en Jalisco supera ya los 7,000 millones de pesos. Los contagios continúan.


El gobernador también impuso una reclusión obligatoria durante cinco días hace varias semanas. No se sabe por qué eligió esta cantidad de días, pero sí anunció que habría sanciones a quienes no acataran las órdenes. Aprovechando estas decisiones, los policías de Jalisco han tenido total libertad para detener a personas e imponer las normativas de Enrique Alfaro. Se esperan marchas en contra de la brutalidad policiaca en el estado.
Con tecnología de Blogger.