Header Ads

Cargando...

Calderón sería llamado a declarar en la corte de New York por nexos con el Narco: Alfredo Jalife

Publicidad
Cargando...
Publicidad
Cargando...
Publicidad
Cargando...


De acuerdo con el analista, el escándalo en los últimos días entre Donald Trump y Barack Obama, conocido como “Obamagate”, ya salpicó a México, pues tiene una relación con la carta diplomática que envió el gobierno de López Obrador por el operativo ilegal de contrabando de armas llamado: Rápido y Furioso, según confesiones de Eric Holder, exprocurador de Obama, el operativo contó con la anuencia del expresidente panista Felipe Calderón, quien puede ser llamado a cuentas por sus nexos con el Cártel de Sinaloa.


La operación secreta “Rápido y Furioso” fue conducida por el Departamento de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF, por sus siglas en inglés) e introdujo ilegalmente a nuestro país 2.000 armas automáticas para los cárteles de las drogas durante el sexenio de Calderón.

Durante el periodo del 2006 al 2001, la ATF permitió que 2 mil 500 armas fueran compradas ilegalmente y transportadas a México. Con el objetivo de “identificar a los responsables del tráfico de armas desde ese país a su vecino país del sur y que posteriormente quedan en poder de cárteles mexicanos”

Agrega que desde 2011 Forbes había “vaticinado que el pestilente operativo de Obama y su procurador Eric Holder tenían todos los ingredientes legales para convertirse en un caso peor que Watergate”

Aunado a esto, están las declaraciones de la ex embajadora de EU, Roberta Jacobson– cercana a Hillary Clinton y a Obama-, quien señaló que el gobierno de Calderon sí estaba enterado de los acuerdos de su exsecretario de seguridad, Genaro García Luna, lo cual “condensa que la cabeza de Calderón es un asunto consensuado por Republicanos y Demócratas por igual”, señala Alfredo Jalife.

Por esta razón Jalife sostiene que por estos señalamientos podría abrirse un juicio contra el expresidente Felipe Calderón.

Es previsible la respuesta del Gobierno Trump que mínimamente mantendrá vigente la confesión del exprocurador Eric Holder, si es que no agrega más aderezos delincuenciales al suculento platillo de venganza del Obamagate que puede desembocar en el juicio de Felipe Calderón en México y ser juzgado por «traición a la patria», que es el único caso que amerita la pena de muerte, mientras que en EEUU las reverberaciones de Rápido y Furiosos afectarán el inconsciente colectivo de los votantes mexicanos que constituyen el 80% del 18% del total de latinos.
300 x 250
Con tecnología de Blogger.