Header Ads

Cargando...

Alfaro prometió en campaña que no habría ni un peso de deuda; hoy, pide aprobar deuda por seis mil 200 mdp

Publicidad
Cargando...
Publicidad
Cargando...
Publicidad
Cargando...


En ese debate que se transmitió en canales públicos en mayo de 2018, el entonces candidato por Movimiento Ciudadano dijo que “mi compromiso también es puntual. No va a haber en mi gobierno ni un solo peso de deuda pública”.

En su calidad de gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro envió firmada la noche del martes la solicitud al congreso del estado para que los legisladores aprueben adquirir deuda pública a largo plazo por seis mil 200 millones de pesos, en un documento de 28 páginas que entregó el secretario general de Gobierno, Enrique Ibarra Pedroza.

“Iniciativa de decreto que autoriza al titular del Poder Ejecutivo del Estado, la ejecución de un plan de inversión pública productiva integral para la reactivación económica y fomento del empleo en el estado, durante los ejercicios fiscales 2020 y 2021 hasta por la cantidad de seis mil 200 millones de pesos, misma que formula el gobernador constitucional Enrique Alfaro Ramírez”, dice el documento recibido a las 20:25 horas y foliado 267/2020 por la Dirección de Estudios Legislativos y Acuerdos Gubernamentales.

Hace menos de dos meses, el gobernador Alfaro contrató un préstamo quirografario por mil millones de pesos pagaderos en un año con Banorte y Santander, para, dijo entonces, tener liquidez en tiempos de pandemia.

Desde que llegó al cargo hace casi año y medio, Alfaro ha solicitado préstamos bancarios por siete mil 450 millones de pesos, pero de ser aprobada por el Congreso la nueva deuda se llegaría al menos a 13 mil 650 millones de pesos.

La nueva solicitud de endeudamiento señala, sin entrar en detalles, que los recursos serán destinados para la creación o ampliación de infraestructura pública relacionada con la educación, salud, cultura, deporte, asistencia social o cualquier servicio público como carreteras estatales, vialidades urbanas, drenaje, alcantarillado o cualquier otra obra hidráulica para el suministro, tratamiento o recuperación de agua.

Durante el día y antes de enviar el documento al Congreso, Alfaro dijo que defendería la propuesta contra intereses “mezquinos” y “miserables”, porque fue elaborada en consenso con los integrantes de una mesa en la que hubo “empresarios, universidades, trabajadores, organizaciones de la sociedad civil, una mesa cuyas decisiones tienen carácter de vinculante”.
300 x 250
Con tecnología de Blogger.