Header Ads

Cargando...

Grupo Salinas CALMA a sus empleados diciendo: "hay GEL y JABÓN"

Publicidad
Cargando...
Publicidad
Cargando...
Publicidad
Cargando...


“No entren en pánico, hay que seguir trabajando”, les dicen a los empleados de Banco Azteca, Elektra y TV Azteca desde que se decretó la Fase 2 de la pandemia del COVID-19 en México y son las mismas indicaciones ya en la Fase 3, de acuerdo con testimonios recogidos por SinEmbargo. Hay más de cuatro casos y un deceso por coronavirus en las empresas de Grupo Salinas, denuncian. Muchos trabajadores tienen miedo y están inconformes, “pero nadie dice nada por temor a perder sus empleos”.

Desde el pasado 24 de marzo, cuando oficialmente se decretó la Fase 2 del COVID-19, las autoridades sanitarias reforzaron las acciones entre la población con el aislamiento preventivo, las medidas de higiene básicas, el cierre de espacios públicos y la suspensión de actividades no esenciales para evitar la propagación del virus. En esta etapa se instruyó a las empresas para que dejaran trabajar a sus empleados desde casa, pero no todas acataron la recomendación.

Es el caso de Grupo Salinas, el conglomerado de Ricardo Benjamín Salinas Pliego, un empresario cercano al Presidente Andrés Manuel López Obrador y quien a pesar haberse beneficiado en esta administración con contratos, no dudó en retarlo al usar el principal noticiero de su televisora, TV Azteca, para desmentir las cifras de contagios que reporta cada día Hugo López-Gatell, el Subsecretario para la Prevención y Promoción de la Salud.

Grupo Salinas agrupa a empresas como TV Azteca, Grupo Elektra, Purpose Financial, Banco Azteca, Seguros Azteca, Afore Azteca, Italika, Punto Casa de Bolsa, Totalplay, Totalplay Empresarial y Totalsec. Sus oficinas centrales se ubican al sur de la Ciudad de México y se distribuyen en cuatro torres: Torre GS, Torre Jade, Torre Esmeralda y Torre Platino, las cuales albergan cada una en promedio a 3 mil personas quienes en su mayoría siguen trabajando. Las únicas razones para ausentarse es enfermarse por COVID-19 o ser sospechosos de portar el virus, afirma una empleada de Banco Azteca quien trabaja en una de las torres.

“Cuando entramos a Fase 2 solo hubo un anuncio de que nosotros íbamos a seguir igual, pero que se iban a implementar algunas medidas como lavarse constantemente las manos y que había mucho jabón y gel antibacterial y que no nos preocupáramos, que tratáramos de mantener la sana distancia”, dice Dulce (nombre ficticio para resguardar su identidad) en entrevista.

Con información de Sin Embargo
300 x 250
Con tecnología de Blogger.