Header Ads

Cargando...

López-Gatell exhibe corrupción de Calderón: «Él presionó a SSA a comprar pruebas rápidas inútiles para detectar H1N1»

Publicidad
Cargando...
Publicidad
Cargando...
Publicidad
Cargando...


El subsecretario de Prevención y Promoción a la Salud, Hugo López-Gatell, reveló que durante la pandemia de la influenza H1N1, el presidente de ese momento, Felipe Calderón Hinojosa, obligó a la Secretaría de Salud a comprar pruebas rápidas que, como las actuales del Covid-19, no eran recomendables para detectar la enfermedad.

«Que hoy no haya corrupción hace una diferencia inmensa. Está documentado que en 2009 hubo presión política para que se compraran pruebas rápidas. Tuvimos la misma discusión que ahora: se hablaba de marcas, supuestas aprobaciones de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), que la OMS las recomendaba, pero era falso. Ni la Ssa ni el Indre las recomendaban”, declaró López-Gatell para el medio La Jornada.

En entrevista para el medio La Jornada, el subsecretario narró su experiencia como director de Epidemiología durante el año 2009, afirmando que durante ese año se realizaron compras que no eran avaladas ni por la Secretaría de Salud ni el InDRE; expresando que no fue culpa del secretario de Salud de ese momento, José Ángel Córdova, añadiendo que él les “pidió trabajar técnicamente”; sin embargo la situación “de ahí para arriba era un desorden”. Esto debido a que “el protagonismo venía de todos los actores políticos del sistema federal y gobiernos estatales” de ese momento, quienes los forzaron a tomar medidas inadecuadas.

«Luego nos enteramos que la presión era porque desde Presidencia ya se habían comprado miles de pruebas. Otro fue el enjambre de empresas que vendían plataformas informáticas. La requeríamos para la vigilancia epidemiológica. Lo que había no servía y, de hecho, en los primeros días de la epidemia el secretario Córdova reconoció que no se sabía lo que pasaba en los estados”, añadió Hugo López-Gatell en entrevista.
Con tecnología de Blogger.