Header Ads

Cargando...

El joven hondureño que falleció tràgicamente se habla cansado de meter curriculum

Publicidad
Cargando...
Publicidad
Cargando...
Publicidad
Cargando...

Su padre reveló que su hijo único se cansó de meter currículos y nunca encontró un empleo por lo que fue obligado a salir. Un jovencito que se vio obligado a huir de Honduras tras la falta de empleo que lacera a la mayoría de la población perdió la vida de forma trágica en las últimas horas en México cuando acompañaba la caravana de migrantes.

La víctima fue identificada como Melvin Josué Gómez Escobar (22 años), quien se despidió de su familia el pasado jueves y partió junto a miles de compatriotas en busca de una vida mejor.

Su padre, Melvin Gómez, manifestó entre luto que “mi único hijo varón en la flor de su juventud… nos dijo que se iba porque se había cansado de meter currículos en todas partes y él quería una vida mejor también para nosotros porque nosotros no trabajamos”.

Antes de salir su padre comentó que elevaron una oración y partió la madrugada del jueves pasado, sin embargo, ayer (lunes) se enteraron de la trágica noticia a través de Facebook.

“La gran dificultad que hay en este país es la falta de empleo, la falta de oportunidades por lo cual mucha gente tiene que irse, mire cómo van en esa caravana, padres con sus niños cargando, madres con sus niños cargando, porque esta gente no tiene empleo”,manifestó don Melvin.

“Yo tengo 57 años y tengo 10 años sin encontrar trabajo, desde ese tiempo (una década) no puedo hallar trabajo”, deploró.

Otro punto que lamentablemente le jugó en contra al joven Melvin Josué fue residir en Chamelecón, hasta su padre comentó que la única vez que encontró un trabajo “explotador” donde trabajaba muchas horas bajo el sol y con una paga debajo de la mitad del salario mínimo: (4 mil lempiras), tuvo que mentir que vivía en otro lugar de la ciudad.

“Le dieron un empleo a él en Agua Fresca, pero en el currículo puso que no vivía aquí, que vivía en otro sector, no me gustó ese trabajo porque andaba todo el día asoleándose por mil lempiras a la semana y trabajaba desde las 6:00 de la mañana hasta las 9:00 de la noche, entonces le dije que se saliera de eso y que iba a salir otra oportunidad”, manifestó el progenitor de la víctima.

Sin embargo, reveló que su hijo metió incasablemente sus hojas de vida, pero no pudo emplearse.

Cuando iban cerca de la frontera con Estados Unidos los migrantes iban a bordo de una rastra, la misma transportaba varios hondureños y a causa de la gran multitud este transporte pesado hizo un giro brusco y el joven cayó de cabeza en la carretera.

(OnceNoticias Honduras)

300 x 250
Con tecnología de Blogger.