Header Ads

Cargando...

Petrolera Italiana encuentra mega yacimientos de petroleo en el Golfo de México, podría superar 800 millones de barriles

Publicidad
Cargando...
Publicidad
Cargando...
Publicidad
Cargando...

La industria petrolera de México ha entrado a una nueva era. La compañía italiana ENI ha anunciado este jueves que ha encontrado una cantidad significativa de crudo en las aguas del golfo de México. Este es el primer hallazgo petrolero que una empresa privada hace en México desde 1938, cuando el Gobierno mexicano nacionalizó el petróleo. El país liberalizó la industria en 2013 a través de una ambiciosa reforma energética que ya ha comenzado a reflejarse en el día a día de los mexicanos.


El pozo de firma italiana, llamado Amoca-2, forma parte de la segunda subasta energética que el Gobierno mexicano hizo en septiembre de 2015. Se encuentra a 1.200 kilómetros al oeste de Ciudad del Carmen (Estado de Campeche), la mayor urbe petrolera del país. La compañía perforó a una profundidad de 65 metros 3.500 metros y halló 110 metros de aceites ligeros de muy buena calidad, 65 metros de éstos no habían sido encontrados anteriormente. Petróleos Mexicanos, la petrolera estatal, ya había explorado esta zona pero reconoció que no tenía la capacidad financiera y técnica para explotarla.

“El descubrimiento de Amoca en México es importante porque nosotros esperabamos encontrar crudo poco viscoso, bueno, pero un poco pesado. Hemos encontrado niveles muy interesantes y muy espesos de crudo buerno, ligero, poco viscoso y, por lo tanto, con gran productividad”, destacó.


En declaraciones hechas al margen de su participación en la Offshore Mediterranean Conference (OMC) en la ciudad italiana de Ravenna, Descalzi dijo que al principio estimaron encontrar en esa zona 800 millones de barriles de petróleo.

“Habiendo encontrado niveles que no nos esperábamos, pensamos que estas previsiones pueden ser revisadas al alza”, aseguró.

Resaltó que se ha iniciado apenas con el primer pozo y que después “haremos otro y otro más”.

“Lo que es razonable hacer es esperar el próximo pozo y después el siguiente y entonces, a ese punto, entender lo que tenemos en mano”, puntualizó.

Explicó que el objetivo es hacer algo como lo realizado por Eni en Egipto, Congo, Angola y Ghana, es decir, trabajar por fases y “con este descubrimiento lograr una aceleración con el próximo pozo”.

“Nuestro modelo es ir a trabajar cerca de instalaciones ya existentes, en situaciones simples, poco complejas, donde pueda haber un aceleración”, señaló.


Con la tecnología de Blogger.